Por Neus Ferrando (embrióloga).
Actualizado el 18/05/2011

El biberón puede producir obesidad a partir del año.

Según un artículo publicado en una revista de pediatría, se ha observado que existía una prevalencia de obesidad en aquellos niños que mantenían la costumbre de tomar biberón antes de irse a la cama.

Es por ello por lo que los expertos recomiendan que a partir del año se vaya acostumbrando al niño a beber en vaso e ir introduciendo periódicamente diferentes tipos de alimento.

Se sabe que la leche materna es el alimento ideal para el recién nacido durante los primeros meses de vida. Sin embargo, en algunas ocasiones, por enfermedades de la madre o del niño o por motivos psicológicos, sociales o laborales, no se inicia la lactancia materna o si se hace, se suspende precozmente. En estos casos, se utiliza un sucedáneo de la leche de madre, lo que se denomina “leche artificial”, también llamada fórmula adaptada que, generalmente, es un producto derivado de leche de vaca.

Un reciente estudio publicado en la revista internacional “The Journal of Pediatrics”, ha comprobado que tomar biberón tras haber cumplido un año de edad puede aumentar el riesgo de desarrollar obesidad infantil.

En este estudio se analizaron más de 6.500 niños y se observó que casi un 18% presentaba obesidad a los cinco años y de ellos, una cuarta parte tomaba biberones de leche hasta cumplidos los dos años. El desarrollo de la obesidad en estos niños se debe a que muchos han adquirido el hábito de utilizar el biberón como sustitución al chupete, cosa que les genera calma e induce al sueño. Este hábito, según los expertos, aporta un exceso de calorías y de esta forma, se favorece a la obesidad ya que con ello se realiza un aporte calórico del 12% de las necesidades nutricionales.

Por eso, lo recomendable, siempre y cuando se tenga opción, es que durante los seis primeros meses de vida el bebé se alimente con leche materna y a partir de esta edad, se vayan introduciendo progresivamente varios tipos de alimentos. Para ir deshabituando poco a poco al pequeño al hábito el biberón, en el caso que lo tome.

La Asociación Americana de Pediatría recomienda que a partir de los nueve meses las comidas entre horas no se realicen nunca con biberón para tomar agua mejor usar vasos o tazas y no dejar que el niño se vaya a la cama con el biberón.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más información
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.