Anabolizantes y función reproductora

Por parte de un centro de Ginecología y Obstetricia de Barcelona, en un congreso de Medicina Sexual, realizado recientemente en Málaga, se ha presentado un trabajo sobre anabolizantes, a cargo del director de la Unidad de Andrología de dicho centro, en el que muestra el lado real de los mismos, puesto que parece ser que, a día de hoy, quien no toma anabolizantes no está a la moda y éstos pueden ser muy negativos sin ningún control médico.

El hecho de no producir espermatozoides en el eyaculado, conocido comúnmente como azoospermia, el que se pueda desarrollar mamas en un varón, ginecomastia, que el apetito sexual pueda ser muy dispar, el tener tendencias suicidas o que aumente en mayor o menor medida la agresividad de una persona, pueden ser algunas de los múltiples síntomas que puedan desarrollarse en un hombre al ingerir de manera indiscriminada anabolizantes o sustancias esteroides sólo por mejorar el aspecto físico, no por una cuestión de salud.

Este hecho es el que se ha puesto de relevancia en el XIII Congreso de la Sociedad Europea de Medicina Sexual en Málaga, gracias a un trabajo realizado por un especialista en la materia, el Dr. Ferrán García, quien además dirige una unidad de Andrología en un centro de Ginecología y Obstetricia en Barcelona.

Parece que es muy común ver como una persona que se inyecta o ingiere este tipo de sustancias, simplemente por mejorar un buen estado físico, puesto que el perfil del consumidor es el de deportista, aumenta en 10 ó 15 kilos su peso, con las consecuencias graves que puede tener, además del peso, como el riesgo de paradas cardiorrespiratorias entre otros muchos efectos extremos y es que, que las cantidades de testosterona en el cuerpo de un hombre sean muy elevadas produce el efecto contrario al esperado pudiendo incluso a provocar problemas en la fertilidad o de erección.

Parece que los tiempos que corren si uno sólo hace deporte no está a la orden del día, mientras que si te dopas y además haces deporte, no sólo estás en forma sino que tu cuerpo se hincha hasta el punto de creerse guapo delante del espejo lo que confirma el hecho de afectar también al cerebro.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar