Colesterol en el embarazo

El colesterol es necesario en la sangre y en todas las células del cuerpo. Ayuda a producir las membranas celulares, la vitamina D y los ácidos biliares que digieren las grasas.

El colesterol juega un papel importante durante el embarazo, ya que es el precursor de la progesterona, una hormona clave en el desarrollo del bebé.

Durante las primeras 8 semanas de embarazo, en las que se forman los órganos, la principal fuente de colesterol para el embrión viene de la madre. Se aporta de dos formas diferentes: colesterol LDL (baja densidad) y colesterol HDL (alta densidad).

Se considera normal que los niveles de colesterol aumenten en mujeres embarazadas hasta un 50%. Esto se debe a que aumenta la síntesis de colesterol en el hígado en el primer trimestre de embarazo y alcanza el nivel máximo durante el tercer trimestre.

El colesterol alto durante el embarazo debería disminuir de forma natural 4 semanas después del parto e incluso más rápido en madres que recurren a la lactancia natural.

Niveles de colesterol en la embarazada

Alteraciones en los niveles de colesterol

Diversas investigaciones han demostrado que los niveles bajos de colesterol materno pueden provocar malformaciones en el sistema nervioso central, en las extremidades y en los genitales masculinos. También se relaciona con fetos de menor tamaño y capacidad intelectual.

Sin embargo, también se ha comprobado que valores muy altos de colesterol pueden provocar aterosclerosis en las arterias del útero y de la placenta, hipercoagulabilidad y trombosis local.

Debido al estilo de vida actual hay muchas mujeres con niveles altos de lípidos, por lo que es importante modificar los hábitos e incluso seguir un tratamiento farmacológico que ayude a disminuir los niveles.

Es importante que estas mujeres acudan al médico si están buscando el embarazo para regular los niveles de colesterol. También debe continuar este riguroso control durante el embarazo.

Hay que destacar que uno de los tratamientos más frecuentes para disminuir el colesterol, las estatinas, no se consideran apropiadas durante la gestación.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar