Verdades y mentiras sobre la alimentación en el embarazo

Por (embrióloga).
Actualizado el 27/12/2018

La alimentación es uno de los factores más importantes que influye tanto en la salud de la madre como del bebé que está gestando durante nueve meses.

La dieta de la mujer embarazada debe ser completa y equilibrada, con frutas, verduras, legumbres, carne y pescado. No obstante, hay algunos alimentos que deben eliminarse por completo.

Lo más importante es que la mujer tenga claro lo que puede y lo que no puede comer, sin caer en la «trampa» de creer falsos mitos sobre la alimentación en el embarazo.

¿Existen los antojos?

Los antojos son un apetito especial por algún alimento que no puede satisfacerse con el consumo de otro tipo de alimento.

Efectivamente, los antojos sí existen y no son un capricho de la mujer embarazada.

La aparición de los antojos se debe a algún tipo de déficit nutricional, por lo que el organismo se encarga de reclamarlo a través de la ingesta de alimentos como:

Chocolate
el cuerpo posiblemente esté pidiendo magnesio, ya que el cacao es rico en este nutriente. También puede significar bajos niveles de azúcar.
Patatas fritas
cuando la tensión arterial esté baja o haya falta de sodio. También pueden apetecer otros alimentos salados o escabeches.
Queso
necesidad de calcio y ácidos grasos esenciales. También es posible tomar frutos secos.
Alimentos avinagrados
favorecen la producción de ácido clorhídrico, el cual ayuda a una digestión menos pesada.
Frutas ácidas
como las fresas, limones o naranjas, ya que son ricos en vitamina C, muy importante para el embarazo y la asimilación del hierro.

Además, durante el embarazo, se produce una importante modificación de los niveles hormonales, de neurotransmisores y de endorfinas que influyen en el apetito, el gusto y el olfato.

Por ejemplo, el lactógeno placentario es una hormona que se produce solamente durante el embarazo y que se encarga de modificar el metabolismo de la mujer para poder aportar los nutrientes necesarios al bebé.

Es totalmente falso que la no satisfacción de un antojo provoque una mancha de nacimiento en el futuro bebé.

Carne y pescado en el embarazo

Durante el desarrollo de la gestación, es fundamental que el feto reciba un aporte adecuado de proteínas, vitaminas y oligoelementos.

La mujer necesita un 12% más de aporte proteico durante el embarazo, por lo que necesitará ingerir carne y pescado, las principales fuentes de proteínas para el ser humano.

Además, la carne también es una fuente muy importante de hierro, así como el pescado lo es de ácidos grasos omega-3.

La carne posee los 20 aminoácidos esenciales, hierro, zinc y vitamina B12, combinación muy difícil de encontrar en otros alimentos, por lo que no debe sustituirse. Las mujeres vegetarianas, por tanto, es muy posible que necesiten suplementos de hierro para no desarrollar anemia en el embarazo.

Se recomiendan las carnes magras con bajo contenido en grasa, como el solomillo de ternera. Además, las carnes rojas deben alternarse con las carnes blancas (pollo y pavo) y el pescado, de manera que se tomen todos los alimentos al menos dos veces por semana.

Por otra parte, el pescado azul es la fuente más importante de ácidos grasos omega-3, por lo que se recomienda consumir atún blanco, salmón, sardinas, arenques, caballa, etc.

Carnes a evitar

A pesar de ser una fuente importante de proteínas, hay variedades de carnes que conviene evitar durante el embarazo.

Por ejemplo, el hígado tiene un alto contenido en vitamina A, la cual puede provocar defectos en el desarrollo fetal si se toma en exceso durante los primeros meses de gestación.

Además, cabe resaltar la importancia de no comer carnes crudas ni embutidos, ya que tienen un alto riesgo de transmitir toxoplasmosis y listeriosis, enfermedades parasitarias que causan malformaciones fetales muy graves.

Muchas formas de toxoplasma se eliminan al congelar los alimentos, pero algunas son resistentes, por lo que se aconseja que toda la carne esté cocinada. El embutido, si es cocinado, sí se puede tomar.

Pescados a evitar

Como hemos dicho, los pescados azules son los que tienen un mayor aporte de ácidos grasos omega-3. Sin embargo, debido a la contaminación de los mares, algunos peces acumulan metales pesados como el mercurio, que es muy tóxico para el sistema nervioso central.

Los grandes túnidos son los peces que más mercurio acumulan al estar expuestos a él durante más tiempo, por lo que conviene evitar la ingesta de atún rojo y otros pescados como el emperador.

Otro problema que presenta el pescado es el parásito Anisakis, que provoca una enfermedad grave en cualquier persona. Por tanto, también es muy importante comer el pescado bien cocinado y evitar los ahumados y el sushi.

Hidratos de carbono y grasas

Los hidratos de carbono y las grasas también son necesarios durante el embarazo, ya que son los que aportan toda la energía a la madre y al bebé, por lo que no deben ser eliminados de la dieta.

En concreto, los hidratos de carbono complejos, como los de las legumbres y cereales, son los que aportan una energía más duradera. Además, la fibra de estos alimentos también es muy importante para el embarazo.

A pesar de esto, un exceso de hidratos de carbono, sobre todo de dulces, puede conducir a un aumento de peso y favorecer el desarrollo de diabetes gestacional en las mujeres predispuestas.

Por otra parte, las grasas también son necesarias y su ingesta dependerá del tipo que sea:

Ácidos grasos saturados
se encuentran en la carne, embutidos, lácteos y bollería. Son los que tienen que limitarse al máximo, sobre todo los dulces.
Ácidos grasos monoinsaturados
aceite de oliva, aves, cacahuetes y aguacates. Es recomendable tomar 4 cucharadas de aceite de oliva al día. Si te toma carne de ave, se debe quitar el exceso de grasa y la piel.
Ácidos grasos polinsaturados
aceites de semillas, pescado azul y mariscos. Son los que se pueden tomar con mayor libertad.

Al igual que ocurre con los hidratos de carbono, el exceso de grasas en la dieta, además de aumentar excesivamente el peso, puede tener efectos negativos en el hígado y otros órganos.

Bebidas en el embarazo

Beber agua es muy importante durante todo el embarazo, ya que contribuye a evitar la deshidratación y el estreñimiento.

Sin embargo, no es cierto que beber mucha agua hace aumentar el líquido amniótico. Además, al beber demasiada agua, la mujer puede sentir más náuseas y más ganas de orinar.

La leche es otra bebida que la mujer no debe abandonar durante la gestación, pues el aporte de calcio es muy importante para el desarrollo de los huesos del bebé. Para evitar el exceso de grasas, lo más recomendable es beber leche desnatada o semidesnatada.

Por otra parte, es necesario que la mujer reduzca el consume de café y té a dos tazas al día como máximo, ya que la cafeína puede atravesar la placenta y llegar al feto.

Por último, está totalmente prohibido tomar bebidas alcohólicas durante todo el embarazo porque pueden tener consecuencias fatales en el feto.

Preguntas de los usuarios

¿Es cierto que debo comer sin sal durante el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No, esto es totalmente falso. La sal aporta al organismo minerales esenciales como el cloro y el sodio, aunque hay que tomarla con moderación y no excederse.

Lo más recomendable es usar sal yodada, ya que así también aportará el yodo necesario para la gestación.

¿Llevar una dieta sin gluten puede afectar al embarazo o la salud del bebé?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No. Seguir una alimentación libre de gluten en el embarazo no tiene ninguna repercusión sobre el desarrollo fetal. Esto tampoco afectará a la lactancia materna después del parto.

Las mujeres celíacas controladas pueden tener un embarazo completamente normal.

¿Es necesario tomar suplementos alimenticios durante el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Durante el embarazo, aumentan los requerimientos de hierro y ácido fólico, los cuales pueden ser satisfechos con una dieta adecuada y no sería necesario dar suplementos.

Sin embargo, como no hay manera de saber si la dieta de la mujer es la correcta o si los depósitos de estos nutrientes son los adecuados al inicio de la gestación, los ginecólogos acostumbran a dar suplementos de vitaminas a todas las embarazadas.

El ácido fólico se transforma en ácido folínico, que es fundamental para el desarrollo del tubo neural del embrión y la formación de la columna vertebral, pero también influye en la coagulación y en la fertilidad.

¿Es verdad que tengo que comer por dos durante el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No, esto es totalmente falso. Aunque el embarazo aumenta las necesidades calóricas de la mujer, ésta no necesita comer el doble.

Lo recomendable es añadir a la dieta todo tipo de frutas, verduras y legumbres que aseguren unas 300 calorías diarias extra.

Comer demasiado aumenta el riesgo de sufrir diabetes gestacional.

¿Cómo debe ser la dieta para quedar embarazada?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La alimentación también es muy importante para aquellas mujeres que se encuentran planificando un embarazo, ya que hay nutrientes que contribuyen a potenciar la fertilidad y a preparar el cuerpo para la gestación.

Por ejemplo, el brócoli tiene propiedades desintoxicantes, además de ser una fuente de ácido fólico, potasio, calcio, fósforo, magnesio y hierro.

Los pescados ricos en ácidos grasos esenciales omega-3, así como la proteínas de la carne y los huevos favorecen la calidad de los óvulos, los espermatozoides y el endometrio.

En general, se recomienda una dieta completa y equilibrada a base de fruta, verduras, legumbres, carne y pescado.

Lectura recomendada

Si quieres obtener información más detallada sobre cómo debe ser la dieta de la mujer embarazada, no te pierdas el siguiente artículo: ¿Qué comer durante el embarazo?

Además de la dieta, la mujer no debe descuidar otros hábitos saludables durante el embarazo, como practicar deporte. Puedes leer más sobre esto en el siguiente post: Salud en el embarazo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición). Alimentación segura durante el embarazo. Consejos básicos para 40 semanas de tranquilidad. Gobierno de España, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. [Ver]

Danielewicz H, Myszczyszyn G, Dębińska A, Myszkal A, Boznański A, Hirnle L. Diet in pregnancy-more than food. Eur J Pediatr. 2017 Dec;176(12):1573-1579.

Lowensohn RI, Stadler DD, Naze C. Current Concepts of Maternal Nutrition. Obstet Gynecol Surv. 2016 Aug;71(7):413-26.

Preguntas de los usuarios: '¿Es cierto que debo comer sin sal durante el embarazo?', '¿Llevar una dieta sin gluten puede afectar al embarazo o la salud del bebé?', '¿Es necesario tomar suplementos alimenticios durante el embarazo?', '¿Es verdad que tengo que comer por dos durante el embarazo?' y '¿Cómo debe ser la dieta para quedar embarazada?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.