Por Zaira Salvador (embrióloga), Dra. Blanca Paraíso (ginecóloga) y Dr. Mark P. Trolice (ginecólogo).
Actualizado el 27/11/2018

Las mujeres con endometriosis pueden presentar problemas para quedarse embarazadas, ya que esta enfermedad se relaciona de manera frecuente con la infertilidad femenina.

En concreto, entre el 30% y 50% de las pacientes con endometriosis van a tener dificultad para ser madres de manera natural. A pesar de ello, en función del grado de endometriosis, las técnicas de reproducción asistida pueden ser la solución para conseguir la gestación deseada.

Además, el embarazo supone un beneficio para las mujeres que padecen endometriosis, pues la gestación disminuye los síntomas de la enfermedad.

¿Es posible el embarazo con endometriosis?

Tener endometriosis no implica necesariamente que exista un problema de esterilidad. De hecho, entre el 50-70% de las mujeres con endometriosis logran el embarazo sin ninguna complicación.

En cambio, el resto de paciente con endometriosis sí que van a presentar una infertilidad derivada de la enfermedad, ya sea por obstrucción tubárica o disminución de la reserva ovárica, entre otras causas.

En cualquier caso, la dificultad a la hora de conseguir la gestación va a depender del grado y extensión de la endometriosis por el sistema reproductor femenino.

A continuación, vamos a comentar cada uno de los tratamientos posibles para tener hijos con endometriosis.

Embarazo natural

Es cierto que las mujeres con endometriosis pueden tener una dificultad mayor para quedarse embarazadas de forma natural, pero no es imposible. En principio, es necesario que se cumplan dos requisitos:

  • Tener las trompas permeables para permitir la fecundación
  • No tener quistes en el ovario que impidan la ovulación

Por esta razón, el primer paso a dar cuando la mujer se plantea tener hijos es hacer una revisión del estado de la endometriosis y valorar las posibles opciones.

En muchas ocasiones, es necesaria una intervención quirúrgica para eliminar posibles adherencias y quistes endometriósicos. Esto ha demostrado mejorar la fertilidad de estas mujeres y aumentar la tasa de embarazo.

En general, se recomienda a las mujeres jóvenes con endometriosis mínima o leve (grados 1 y 2) o que hayan sido sometidas a la cirugía para eliminar la endometriosis que intenten el embarazo natural durante al menos un año.

Para aumentar las posibilidades de éxito, el médico puede monitorizar los ciclos menstruales de la mujer y controlar el momento exacto de la ovulación mediante análisis hormonales.

También en recomendable evitar factores negativos para la fertilidad, como el estrés, el tabaco y la obesidad.

La probabilidad de embarazo cada mes es del 15-20% en mujeres sanas, mientras que en mujeres con endometriosis es de entre el 2 y el 10% aproximadamente.

Inseminación artificial o FIV

En caso de no conseguir el embarazo tras la cirugía o después de un año manteniendo relaciones sin protección, será necesario acudir a un centro de reproducción asistida para hacer el tratamiento más adecuado.

En concreto, la técnica utilizada va a depender de varios factores, sobre todo del grado de severidad de la endometriosis. Las comentamos a continuación:

Inseminación artificial (IA)
para pacientes jóvenes con endometriosis tipo I y II con trompas permeables que no hayan logrado el embarazo natural en un año. También es necesario que el varón presente buena calidad seminal.
Fecundación in vitro (FIV)
ya sea una FIV convencional o una ICSI, estaría indicada para pacientes con endometriosis moderada o severa (grados 3 o 4). También es la opción adecuada cuando no se ha conseguido el éxito con la IA.

Al igual que en el apartado anterior, es posible que el especialista recomiende una laparoscopia antes de iniciar el tratamiento de fertilidad para mejorar la probabilidad de embarazo.

Sin embargo, otros especialistas opinan que la cirugía puede dañar el tejido sano durante la intervención y provocar un mayor deterioro de la fertilidad.

En definitiva, es necesario valorar cada caso de manera personalizada para tomar las decisiones que resulten en el mayor beneficio posible para las pacientes.

Ovodonación

En ocasiones, en los casos más graves de endometriosis o cuando los tratamientos anteriores han fallado, la última opción que queda para poder ser madres es la ovodonación.

De hecho, el 10% de las receptoras de óvulos de donante son pacientes con endometriosis.

A continuación, vamos a comentar los casos donde los óvulos de donante favorecen enormemente a las pacientes con endometriosis:

  • El grado de endometriosis es muy severo
  • La reserva ovárica es baja
  • La calidad ovocitaria es muy mala
  • El acceso a los ovarios para la punción ovárica es imposible por la presencia de endometriomas
  • La posibilidad de obtener óvulos es muy baja porque ha habido una intervención que ha afectado al tejido ovárico

Los óvulos de donante presentan un mayor tasa de fecundación. Además, los embriones obtenidos tienen mejor morfología y desarrollo que los embriones propios de mujeres con endometriosis.

Puesto que la endometriosis es una enfermedad progresiva que afecta a la fertilidad de la mujer, sería recomendable vitrificar los óvulos para preservar la fertilidad en el momento de diagnosticar una endometriosis leve o moderada.

Esto permitirá a la mujer conseguir el embarazo en una etapa más tardía, aunque la endometriosis haya progresado y afectado a los ovarios. Puedes leer más sobre este tema aquí: La preservación de la fertilidad.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Evidentemente, no todos son iguales.

Por ello, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con toda la información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Riesgos en el embarazo

Algunos estudios en pacientes con endometriosis parecen indicar que existe una mayor probabilidad de aparición de complicaciones asociadas al embarazo.

Los cambios que ocurren a nivel estructural y funcional en el aparato reproductor femenino debido a la endometriosis podrían afectar al desarrollo de la placenta, de manera que el embarazo puede verse comprometido en estas mujeres.

Además de esto, los riesgos que pueden aparecer a lo largo de la gestación en pacientes con endometriosis son los siguientes:

Aborto espontáneo
pérdida de la gestación antes de la semana 20. Las mujeres con endometriosis tienen un 76% más de riesgo de aborto que el resto de mujeres.
Embarazo ectópico
implantación del embrión en un lugar extrauterino. La probabilidad es 3 veces mayor en las mujeres con endometriosis.
Preeclampsia
hipertensión arterial que se suele manifestar en el segundo o tercer trimestre del embarazo.
Alteraciones en el parto
las mujeres con endometriosis tienen un mayor riesgo de tener un parto prematuro o un parto por cesárea.

Por todo esto, aunque los embarazos en mujeres con endometriosis no se consideran de alto riesgo, deberán estar más vigilados y cuidados para prevenir cualquier tipo de problema que pueda afectar al feto o la madre.

El embarazo mejora la endometriosis

Durante el embarazo, el ciclo menstrual de la mujer se detiene al no haber secreción de hormonas femeninas que regulen la ovulación y la menstruación.

Los ovarios se mantienen en reposo y, por tanto, no hay producción de estrógenos, las hormonas que favorecen el crecimiento y desarrollo de las placas endometriales.

Así pues, el embarazo ejerce un efecto protector sobre el desarrollo de la enfermedad. Durante la gestación, la mujer notará una mejora de los síntomas como, por ejemplo, el dolor.

A pesar de ello, es importante tener en cuenta que el embarazo no es la solución para la endometriosis, pues ésta volverá a aparecer una vez la mujer haya dado a luz y vuelvan los ciclos menstruales.

La gestación solo es una mejora transitoria de la endometriosis y no la cura definitiva.

Preguntas de los usuarios

¿Qué opciones reproductivas existen con endometriosis de grado IV?

Por Dr. Mark P. Trolice (ginecólogo).

La endometriosis afecta a un 10-15% de las mujeres. De entre aquellas que la padecen, en torno al 30-50% tienen problemas de fertilidad y, de entre estas últimas, un 25-50% tienen endometriosis de grado IV. La endometriosis consiste en una inflamación que da lugar a la formación de adherencias en la pelvis. Ello afecta a la mujer de diversas maneras, pero el principal problema es que altera la relación anatómica entre los ovarios y las trompas de Falopio. En los casos más graves de endometriosis, se puede producir un bloqueo en las trompas que derive en un hidrosalpinx, lo que podría requerir una extirpación antes de recurrir a cualquier tratamiento de reproducción asistida.

El abordaje más apropiado para cada pareja va a depender de numerosos factores, entre ellos, la edad de la mujer, el periodo desde el cual sufre problemas de fertilidad, su reserva ovárica, los resultados del seminograma, cirugías previas para tratar la endometriosis y el grado de severidad.

En el caso de las mujeres menores de 35 años con un grado leve, se recomienda intentar un ciclo de inseminación artificial. Sin embargo, en el caso de mujeres con una edad igual o superior a los 35 años que padezcan endometriosis moderada o grave (grados III y IV), el tratamiento de elección sería directamente la FIV, ya que ofrece mayores tasas de éxito. Cabe destacar que, en comparación con otros problemas de fertilidad, la endometriosis ofrece tasas de éxito más bajas para la FIV.

¿El tratamiento de la endometriosis con leuprolide puede usarse durante el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No se recomienda el uso de leuprolide durante el embarazo, ya que puede causar abortos espontáneos. Asimismo, podría afectar al correcto desarrollo fetal, ya que se han registrado defectos de nacimiento en animales. En caso de embarazo o sospecha del mismo, se debe consultar con el médico de inmediato para tomar las precauciones necesarias.

¿Es posible el embarazo con quistes de endometriosis en el ovario?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí. Para poder tener un embarazo natural, será necesario que la reserva ovárica no esté afectada y que haya ovulación. En caso de hacer una FIV, los ovarios deben permitir el desarrollo folicular múltiple y ser accesibles para hacer la punción.

Por otra parte, si el grado de afectación del ovario es muy alto, podría ser necesario un tratamiento de FIV con óvulos de donante. En cualquier caso, el embarazo será posible siempre y cuando no se vean impedidos la implantación y el desarrollo embrionario en el útero.

¿Es posible conseguir un embarazo a los 40 años si tengo endometriosis?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En principio sí, pero habría que valorar el grado de endometriosis para ver cuál sería la técnica indicada.

Con 40 años, la IA tiene muy pocas posibilidades de éxito. Lo mejor es recurrir a una FIV siempre que sea posible realizar una punción folicular. Si, además, la endometriosis está muy avanzada, sería necesario recurrir a una donante de óvulos para lograr el embarazo.

¿Cuáles son los riesgos en un embarazo con endometriosis?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Las mujeres con endometriosis presentan un mayor riesgo de tener complicaciones tempranas en el embarazo. Estas complicaciones son el aborto espontáneo y el embarazo ectópico. También hay una mayor incidencia de parto prematuro y parto por cesárea.

Aunque no se considere un embarazo de alto riesgo, estas mujeres deben cuidarse y vigilarse más para evitar problemas durante la gestación.

Lectura recomendada

La endometriosis tiene un efecto negativo sobre la fertilidad femenina. Si quieres conocer todos los detalles sobre esto, puedes seguir leyendo aquí: Fertilidad y endometriosis.

Para saber cómo son las técnicas de diagnóstico de la endometriosis, te recomendamos leer el siguiente artículo: Diagnóstico de la endometriosis.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Berlac JF, Hartwell D, Skovlund CW, Langhoff-Roos J, Lidegaard Ø. Endometriosis increases the risk of obstetrical and neonatal complications. Acta Obstet Gynecol Scand. 2017 Jun;96(6):751-760.

Evans MB, Decherney AH. Fertility and Endometriosis. Clin Obstet Gynecol. 2017 Sep;60(3):497-502.

Leone Roberti Maggiore U, Inversetti A, Schimberni M, Viganò P, Giorgione V, Candiani M. Obstetrical complications of endometriosis, particularly deep endometriosis. Fertil Steril. 2017 Dec;108(6):895-912.

Macer ML, Taylor HS. Endometriosis and infertility: a review of the pathogenesis and treatment of endometriosis-associated infertility. Obstet Gynecol Clin North Am. 2012 Dec;39(4):535-49.

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y especialista en reproducción asistida con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) y la Universidad de Valencia. Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV
Licenciada en Medicina y doctorado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Diplomada en Estadística en Ciencias de la Salud. Doctora experta en Ginecología y Reproducción Asistida. Más sobre Dra. Blanca Paraíso
Número de colegiado: 454505579
Doctor en Medicina, con especialidad en Ginecología y Obstetricia, por la Rutgers Robert Wood Johnson Medical School de Nueva Jersey (EE. UU.). Profesor asociado en el Departamento de Ginecología y Obstetricia de la University of Central Florida College of Medicine. Director de la clínica Fertility Care: The IVF Center. Título de Top Doctor in America. Más sobre Dr. Mark P. Trolice
Licencia médica: ME 78893
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.