¿Qué es el Test de Compatibilidad Genética o TCG?

Cuando una pareja se plantea la paternidad surgen muchas dudas y miedos. Una de las inquietudes más comunes y preocupantes es la posibilidad de que el hijo nazca con alguna enfermedad genética.

Prácticamente todas las personas, aun estando sanas, somos, sin saberlo, portadores de alguna mutación genética. Dependiendo de la herencia del gen alterado, la mutación puede pasar desapercibida durante generaciones o por el contrario, causar una enfermedad:

  • Herencia autosómica dominante: la persona padecerá la enfermedad únicamente heredando una de las copias alteradas del gen, ya sea la materna o la paterna.
  • Herencia autosómica recesiva: se necesitan ambas copias alteradas (la paterna y la materna) para desarrollar la enfermedad.

Pero surge una duda, ¿qué pasa si solo tenemos una copia alterada de un gen con herencia recesiva? En ese caso, la persona no padece la enfermedad pero es portadora y por tanto puede transmitir la alteración a la descendencia.

Si dos portadores de la misma alteración recesiva se juntan, existe un 25% de posibilidad de tener un hijo enfermo. Y esto preocupa mucho a los futuros padres.

Afortunadamente, los avances médicos de las últimas décadas son de gran ayuda. Desde FIV Recoletos, destacamos el Test de Compatibilidad Genética, una herramienta muy útil en la detección de alteraciones genéticas.

TCG: test de compatibilidad genética

El TSG es una técnica novedosa que nos permite si los futuros padres tiene alguna mutación genética en común. Con esta información, podemos minimizar el riesgo de que el futuro hijo o hija herede alguna enfermedad grave.

Se trata de un cribado preconcepcional de las mutaciones recesivas más comunes relacionadas con enfermedades genéticas. En la actualidad existen diferentes test de este tipo que permiten analizar hasta 600 alteraciones genéticas diferentes susceptibles de causar patologías en el futuro bebé.

Algunas de las más comunes es la fibrosis quística, la atrofia muscular espinal y la poliquistosis renal autosómica recesiva.

Para llevar a cabo el test, se extrae una muestra sanguínea de cada padre y se analiza el ADN celular en busca de alteraciones.

Una vez obtenidos los resultados, los futuros papás sabrán si pueden buscar el embarazo sin riesgos o si, por el contrario, ambos son portadores de una misma mutación y por tanto deben valorar las posibles soluciones para evitar la mutación:

  • Someterse a una FIV con diagnóstico genético preimplantacional (DGP): se trata de analizar el ADN de los embriones antes de la transferencia al útero de la madre para descartar aquellos con alteraciones genéticas y transferir únicamente los embriones sanos.
  • Recurrir a la donación de gametos (óvulos o espermatozoides)

En España, las clínicas de reproducción asistida están obligadas a realizar a los donantes de óvulos y semen un análisis sobre la fibrosis quística, por ser la enfermedad recesiva más frecuente. Del mismo modo, es posible ampliar este análisis hacia otras alteraciones comunes y aumentar así la seguridad de las parejas receptoras.

Para hacer el test de cribado preconcepcional de enfermedades recesivas no es necesario tener antecedentes familiares. Se recomienda a todas aquellas parejas que estén buscando el embarazo y estén preocupadas por el riesgo de transmitir a su futuro hijo una alteración genética que pueda causarle una enfermedad grave.

Es especialmente aconsejable en parejas consanguíneas, grupo étnicos pequeños y zonas geográficas aisladas.

Un comentario

  1. usuario
    Crimenti

    Recomiendan hacer este test también antes de un embarazo natural? O sea, aunque mi marido y yo podamos tener un hijo, es conveniente que nos hagamos el test par saber si somos compatibles o si nuestro futuro hijo va a tener alguna enfermedad?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar