Embarazo psicológico o pseudociesis

Por (embrióloga).
Actualizado el 30/07/2015

La pseudociesis o embarazo fantasma, también conocido como embarazo psicológico, se produce cuando una mujer experimenta muchos de los característicos síntomas del periodo de gestación aunque realmente no está embarazada, llegando incluso a dar positivo en un test de embarazo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Quién lo padece?

Este tipo de gestación «ausente» suele darse en mujeres en edad reproductiva (aunque puede aparecer antes) y con algún problema de tipo psicológico o que sufren ansiedad por lograr el embarazo. Generalmente se produce en mujeres que presentan esterilidad y que llevan tiempo intentando conseguir el embarazo sin éxito.

También los expertos afirman que se puede producir en pacientes jóvenes con miedo a quedarse embarazadas o que sienten culpabilidad tras haber mantenido relaciones sexuales sin protección. Se puede dar, además, en mujeres que padecen amenorrea.

Positivo en el test de embarazo

Lo lógico sería que una mujer con embarazo psicológico obtuviera un resultado negativo ante una prueba de embarazo. Sin embargo, en algunas ocasiones llegan a obtener resultados positivos, principalmente como consecuencia del control de la mente sobre las hormonas hipotalámicas.

El hecho de que puedan obtener un resultado positivo en una prueba casera de embarazo se atribuye al aumento de gonadotropinas que experimenta el propio cuerpo ya que este estado emocional llega a provocar en algunos casos la liberación de hormonas propias del embarazo por parte del cerebro.

Síntomas de embarazo

Las mujeres que padecen esta condición psicosomática son capaces de experimentar la sintomatología propia del embarazo como:

  • Amenorrea (ausencia de menstruación)
  • Náuseas
  • Aumento del volumen abdominal sin borrado del ombligo
  • Trastornos del ciclo menstrual
  • Vómitos
  • Aumento de peso
  • Sensación de movimientos fetales
  • Crecimiento del pecho
  • Ansiedad y alteración del sueño
  • Cambios cervicales
  • Oscurecimiento de la piel

No obstante, dado que no están embarazadas físicamente hay una serie de síntomas que no experimentan y que determinan el propio diagnóstico de la pseudociesis.

En un embarazo psicológico no se observa feto en la ecografía ni por supuesto se oye latido cardíaco del mismo. Además, aunque no hay alumbramiento algunos estudios aseguran que las mujeres con esta patología de la mente pueden llegar a sentir contracciones.

En la literatura podemos encontrar también algunos casos de hombres que lo han experimentado.

¿Cómo se diagnostica el embarazo psicológico?

El embarazo psicológico o fantasma se diagnostica en primer lugar corroborando que no se trata de una gestación real. Por lo tanto, el doctor deberá llevar a cabo, además de la prueba de embarazo (que como hemos visto pueda dar positivo y llevar a confusión), una exploración física, una ecografía y comprobar el tamaño del útero.

Las mujeres que experimentan este tipo de embarazo suelen presentar alterados los niveles hormonales siguientes:

  • Niveles bajos de FSH, lo cual puede causar la anovulación y con ello la ausencia de menstruación.
  • Niveles elevados de prolactina y progesterona, pudiendo llegar a causar la estimulación de la lactogénesis.

La ausencia de menstruación así como la ligera producción de leche, puede aumentar la idea de una gestación en la mujer y llegar a confundir verdaderamente al especialista. De hecho, en algunos casos los síntomas se manifiestan de una manera tan verosímil que pueden llevar a la confusión del propio especialista.

Además, la obesidad es un factor que dificulta el diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento de la pseudociesis es un tratamiento fundamentalmente de tipo psicológico pero también, en ocasiones, es necesario un tratamiento físico.

Los especialistas determinan la importancia de la participación del psiquiatra en la terapia para tratar este tipo de problema. No obstante, dado que en muchas ocasiones se da anovulación en estas pacientes (de ahí la amenorrea) se debe inducir la ovulación mediante un tratamiento basado en dopaminérgicos.

La importancia de la presencia de un profesional de la psiquiatría en el mismo es fundamental también en la inducción a la menstruación, ya que puede conllevar la depresión de la mujer porque siente que se trata de una inducción al aborto.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.