Anestesia general y cesárea

El peligro de la anestesia general en las cesáreas.

Se ha observado que aquellas mujeres que son sedadas mediante anestesia general durante una cesárea son más propensas a padecer una hemorragia postparto en comparación con aquellas mujeres que utilizan la anestesia epidural.

La anestesia general es quizás la anestesia menos utilizada para las cesáreas, ya que al dormir completamente a la persona, se retrasa más el parto, normalmente la más utilizada es la epidural o la raquídea.

Según un estudio realizado por especialistas de la Universidad de Medicina de Taipei, Taiwán, la hemorragia postparto en mujeres sedadas con anestesia general fue del 5,1% mientras que las que se sedaron con epidural tuvieron una tasa de hemorragia sólo del 0,4%.

Estos resultados fueron obtenidos a partir una base de datos de alrededor de 200.000 mujeres embarazadas que dieron a luz mediante cesárea y que fueron sedadas con los dos tipos de anestesia, general o epidural.

Estas conclusiones han sido publicadas en la conocida revista de ginecología American Journal of Obstetrics and Gynecology. Uno de los autores del estudio, la doctora Herng Chig Lin, anuncia que debería replantearse en pacientes de alto riesgo que se someten a cesárea el uso de la anestesia general con el fin de evitar este tipo de hemorragias postparto.

Cuando se realiza una cesárea se considera que existe una hemorragia postparto cuando ha habido la pérdida de al menos 1000 ml de sangre dentro de las primeras 24 horas de dar a luz.

La hemorragia postparto es una de las principales causas de muerte materna en el mundo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar