La donación de cordón umbilical salva una vida

Por (embrióloga).
Actualizado el 02/04/2010

El transplante de células madre gracias a la donación de cordón umbilical salva la vida de una mujer con anemia hemolítica y Macroglobulinemia de Waldenstrom.

Pilar Martínez de la Fuente, oriunda de Grado (Asturias) ha vuelto a vivir gracias al transplante de células madre que se le realizó las Navidades pasadas y que ha conseguido erradicar la enfermedad que amenazaba con la muerte. Este logro se consiguió gracias al equipo del Hospital Central de Asturias y al donante del cordón umbilical que fue compatible con ella, un niño valenciano.

Todo comenzó el 29 de diciembre de este año pasado, cuando se le practicó el transplante de células madre a partir de cordón umbilical, a Pilar Martínez de la Fuente, en el Hospital Central de Asturias.

Síguenos en Instagram

Tras la intervención, similar a una transfusión de sangre, la recuperación ha sido larga, pero transcurridos casi tres meses de la misma, Pilar se encuentra en plenas facultades físicas, con muchas ganas de vivir y disfrutar de las cosas buenas que le rodean. Vivir la vida con optimismo y alegría podría ser su lema.

Este hecho, la operación, ha sido por causa de una anemia hemolítica unida a una Macroglobulinemia de Waldenstrom, que afectaba a Pilar hacía unos 10 años desde el momento que se la detectaron. Ambas enfermedades están relacionadas con la sangre, siendo la anemia hemolítica la que destruye de forma temprana los glóbulos rojos de la sangre, mientras que una de los efectos de la macroglobulinemia es la viscosidad extrema o hiperviscosidad que puede llegar a alcanzar la sangre evitando por lo tanto, que llegue a sus destinos o que lo haga con mucha dificultad.

Por suerte con el transplante de células madre realizado, Pilar ha podido superar ambas enfermedades y renacer, para comenzar su vida de nuevo, con total normalidad.

La dificultad mayor en el caso clínico que relatamos es la de encontrar un donante que se adecue a las características inmunes de la paciente y puesto que el único hermano de Pilar no lo era, la espera podía hacerse eterna. Por suerte, no lo fue tanto y tras ingresar el día de antes de Nochebuena y estar aislada todas las Navidades, el día 29 de diciembre se realizó la intervención, que fue todo un éxito, pudiéndole dar el alta a la paciente, tras 23 días de ingreso en el Hospital para reencontrarse con su familia.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Laura Gil Aliaga
Laura Gil Aliaga
Embrióloga
Licenciada en Biología y Bioquímica por la Universidad Miguel Hernández de Elche y la Universidad de Alicante (UA). Máster Universitario en Biología de la Reproducción Humana Asistida. Embrióloga en clínica UR Vistahermosa (Alicante) Más sobre Laura Gil Aliaga

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.