Afrontar la muerte perinatal

Por (embrióloga).
Actualizado el 03/01/2011

Los profesionales sanitarios se encuentran con frecuencia con la dramática situación de los familiares que afrontan la pérdida de un bebé nacido muerto (muerte perinatal). Cómo enfrentarse a esta situación y saber confortar a la familia y allegados del fallecido puede resultar sumamente difícil. El Colegio de médicos de Vizcaya ha desarrollado un curso formativo para personal sanitario dedicado en exclusiva a este difícil trance.

La mortalidad perinatal es una de las grandes causas de mortalidad infantil en los países desarrollados. Se considera muerte perinatal toda aquella muerte ocurrida entre la vigesimaoctava semana de gestación y el séptimo día después del parto.

Hasta hace poco se le ha negado importancia, los profesionales no han dedicado a estos familiares la atención que requerían o carecían de recursos y conocimientos para hacerlo. Casi se puede decir que se ha negado a estos padres el derecho a duelo, minimizando el impacto de estas muertes por el hecho de no haber conocido a ese bebé. Sin embargo, se ha demostrado que la actitud de los profesionales y sus palabras en estos momentos son de vital importancia para la familia que sufre la pérdida, incluso llegan a recordarlo muchos años después.

Síguenos en Instagram

En los últimos años se han desarrollado manuales, protocolos, formaciones específicas e incluso grupos de apoyo dedicados a formar al profesional sanitario frente a esta situación.

Un ejemplo de ello es el curso dirigido por el Dr. Iparraguirre, ginecólogo del Hospital de Cruces. Colaboran con él la Asociación Krisálida de Apoyo al Duelo y la Fundación de Estudios Sanitarios, así como diferentes profesionales relacionados con la obstetricia de diferentes procedencias. Se tratan los factores psicológicos más importantes, entre ellos cómo informar a los padres de la muerte, cómo ayudar durante el parto, qué lenguaje se ha de utilizar y cuál se ha de evitar.

Los profesionales deben tener en cuenta que se ha de permitir a la familia tener recuerdos de ese bebé, han de permitir que lo vean y lo toquen, no abusar de los fármacos y las sedaciones para evitar el dolor, explicar con detalle las causas de la muerte, dedicarles tiempo y palabras de ánimo, concederles tiempo para asimilar, etc.

Se trata en definitiva de sensibilizar a todo el personal sanitario, dotándoles de las herramientas necesarias para acompañar en el duelo a este tipo de pacientes y ofrecer su apoyo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.