Contractura capsular durante el embarazo

Entre el 10 por ciento y el 15 por ciento de las mujeres con prótesis mamarias pueden sufrir una contractura capsular durante el embarazo,según ha informado la experta en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de Porcuna De Benito, Isabel De Benito.

Pechos operados

No obstante, la especialista ha asegurado que la mayoría de las mujeres que tienen una prótesis de mama no tienen complicaciones después de los embarazos aunque, puntualiza, estos implantes sí aumentan “levemente” el riesgo de contractura capsular tanto en el embarazo como en la lactancia. La contractura capsular se define como un proceso natural de formación de cápsula o membrana que se forma alrededor del implante mamario y que anormalmente se contrae sobre el implante y lo oprime.

De Benito ha aconsejado a aquellas que quieren aumentar su pecho que lo hagan después de quedarse embarazadas, siempre y cuando la gestación sea inminente, ya que, según ha recordado, durante esta etapa los senos sufren modificaciones y, en ocasiones, es necesario realizar retoques después de haber tenido al hijo.

Asimismo, y en el caso de aquellas mujeres cuyo pecho se ha modificado durante los embarazos y que desean aumentar la talla, la experta ha informado de que se puede “rellenar” segmentariamente las mamas con grasa autóloga.

Después de dar a luz

Es un procedimiento que, hasta el día de hoy, se ha demostrado seguro y eficaz, pero requiere que la paciente tenga grasa suficiente, ya que es un relleno natural para las mamas totalmente compatible, que se aplica con fines estéticos y reparadores. Sin embargo, esta técnica en ningún caso eleva las mamas, sino que las rellena.

Abdominoplastia tras el parto

Respecto a las abdominoplastias, la técnica que consiste en devolver el plano muscular a su posición original pre-embarazo, De Benito ha aconsejado realizarlas después de los embarazos con el fin de volver a unir los músculos rectos abdominales ya que, según ha comentado, los resultados de esta intervención sí suelen modificarse con otra gestación y volver a la situación que se tenía antes de operarse.

Asimismo, ha mostrado su completo desacuerdo con la decisión de algunas mujeres de llevar a cabo una cesárea y, al mismo tiempo, hacerse una semiabdominoplastia. Pudiendo tener un parto natural elegir una cesárea es siempre un error y, además, no son partidarios de efectuar intervenciones de cirugía estética en el momento de hacer una cesárea ya que ella misma, por sí sola, supone un estrés quirúrgico para la madre, por lo que no se debe agravar con ninguna otra operación electiva.

En este sentido, la especialista ha aconsejado esperar a que los tejidos recuperen, biológicamente, su forma y posición con el fin de saber cuánto hay que corregir para obtener un resultado preciso. Lo único que aconsejan junto a la cesárea es la sutura de la cicatriz externa de una manera que deje la menor marca visible con posterioridad. Aconsejamos esperar unos seis meses, ha zanjado.

Añadir que en Estados Unidos el ‘Mommy Makeover’ ya es habitual y en España empieza a tomar fuerza. Makeover significa en inglés renovación, remodelación y por tanto se trata de los cambios que tienen lugar en las mujeres tras convertirse en madres. La alteraciones físicas más comunes de las mujeres al convertirse en madres se producen en el abdomen y en las mamas.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar