El deseo de ser madre se “contagia”

La maternidad puede ser “contagiosa”, esta es la conclusión que se extrae de un estudio norteamericano en el que participaron más de 1.700 mujeres. Muchas mujeres optan por la maternidad cuando descubren que sus compañeras de clase han sido madres.

Este mismo patrón se repite a lo largo del mundo, también en España muchos hemos observado esta tendencia. Cuando en un grupo de amigos o una familia hay una embarazada, meses después se añaden otras parejas al reto de ser padres. En este estudio intentan explicar por qué se produce esta situación.

Ganas de ser madre

En esta publicación se habla de las ganas o el deseo de ser madre, al descubrir que mujeres cercanas están embarazadas. Se estudió el comportamiento de estas mujeres desde los 15 años hasta los 30 años de edad. Fue a los 27 años donde la mayoría decidió que quería quedarse embarazada por primera vez.

Los deseos de maternidad se contagian

La motivación más fuerte para la mayoría de las mujeres del estudio, fue ver que sus compañeras de clase se habían convertido en madres. Posteriormente se encuentran familiares cercanos (primas y hermanas) y por último compañeras de trabajo.

El “contagio” de la maternidad es especialmente fuerte en un corto período de tiempo. Cuando una compañera de clase da a luz aumenta las ganas de ser madre del resto de sus amigas, hasta alcanzar el pico máximo a los dos años del alumbramiento. Posteriormente este deseo disminuye hasta llegar a ser insignificante a largo plazo.

La idea de este estudio provino al conocer la importancia de los amigos de la escuela en muchos de nuestros hábitos de adulto. Como por ejemplo:

  • Consumo de tabaco, alcohol y drogas
  • Afición por los deportes
  • Importancia por la estética y la moda

De modo que los investigadores pensaron que la planificación familiar también podía estar condicionada por la red social de nuestra juventud, puesto que el deseo de ser padres es un comportamiento de la etapa adulta temparana.

Motivos para formar una familia

Motivos para tener un hijo

Para explicar las razones de este tipo de comportamiento, primero se analizaron los principales motivos por los que las parejas deciden convertirse en padres. El motivo más repetido es “Un hijo es la expresión del amor que siento por mi pareja” seguido de “Convertirme en madre es uno de mis objetivos de vida”. Desde el punto de vista evolutivo, la razón principal es la perpetuación de la especie, es decir transmitir nuestros genes a nuestro descendiente para que de alguna forma, nuestra “vida” (nuestro ADN) continúe existiendo.

Cuando preguntaron a las mujeres por qué dicidieron quedarse embarazadas tras conocer que una compañera suya había tenido un hijo, explicaron que sintieron la presión de ser madres y al mismo tiempo vieron la oportunidad de tomar como fuente de aoprendizaje a su amiga. Volviendo a nuestros antepasados, en las comunidades nómadas las mujeres procuraban quedarse embarazadas al mismo tiempo para aprovechar los mismos recursos para críar a todos los descendientes posibles. Esta hipótesis es la que explica porqué cuando las mujeres pasan mucho tiempo juntas sus ciclos menstruales se sincronizan.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar