Por Cristina Mestre (embrióloga).
Actualizado el 24/11/2015

La punción folicular es una de las etapas de un tratamiento de fecundación in vitro, mediante este procedimiento se extraen los ovocitos del interior de los folículos ováricos de la mujer. Estos ovocitos pasarán al laboratorio y se emplearán en una FIV convencional o una ICSI, en función de la técnica de reproducción asistida seleccionada.

Nos desplazamos hasta la clínica Reproducción Bilbao, donde el Dr. Gorka Barrenetxea y la embrióloga María De Las Heras nos explican en qué consiste una punción folicular:

Un tratamiento de reproducción asistida puede dividirse en 4 partes: la primera es la estimulación ovárica, precedida por la extracción de los óvulos en la punción folicular, la tercera sería el uso de estos óvulos en el laboratorio de fecundación in vitro y por último se realiza la transferencia de los embriones.

Estimulación ovárica

El paso previo a la punción ovárica es la estimulación de los ovarios, a través de la medicación se consigue estimular los ovarios de forma controlada para que varios folículos ováricos crezcan y se desarrollen hasta un cierto tamaño.

Anteriormente, la estimulación presentaba una duración de más de un mes, ahora los nuevos protocolos se realizan en 10-15 días y son mucho más seguros. Mientras la mujer se aplica las inyecciones hormonales, se realizan varios controles ecográficos y análisis de sangre para observar cómo van desarrollándose los folículos.

Cuando el tamaño de los folículos es el adecuado, el ginecólogo programa la punción folicular.

Paso a paso de la punción ovárica

Una vez los ovarios presentan folículos ováricos de buen tamaño se pasa a quirófano, donde se realizará la punción folicular, una sencilla intervención para extraer los óvulos de la paciente.

Este procedimiento se puede realizar bajo anestesia local, o más frecuentemente se realiza bajo sedación, por lo que la paciente no está consciente durante la intervención y no siente dolor. Tras la punción, puede sentir cierta molestia en los ovarios, pero no suele ser un proceso doloroso.

Una vez la paciente está sedada, a través de la ecografía se dirige una aguja y se punciona cada folículo para extraer el óvulo de su interior. El líquido que se extrae del interior del folículo pasa a unos tubos de ensayo que se llevan al laboratorio de FIV.

Una vez allí, los embriólogos buscan los ovocitos en el líquido folicular y serán estos ovocitos los que emplearán en la FIV clásica o en la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

La duración de la intervención en la punción folicular varía en función del número de folículos que tenga la paciente, pero el tiempo medio suele ser de unos 20 o 30 minutos. Tras el proceso, la paciente descansa durante una hora más o menos en el box y cuando se comprueba que se ha expulsado la anestesia ya puede volver a casa por su propio pie.

A pesar de que la paciente se encuentre bien, como suele emplearse sedación, es obligatorio que ese día acuda a la clínica acompañada y tras la intervención se aconseja descansar el resto de día, ya que puede sentir algunas molestias. El equipo médico ya le informará de las indicaciones pertinentes sobre como continuará el ciclo de fecundación in vitro.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Cristina Mestre
Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más información
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

3 comentarios

    1. GracetF

      El número depende un poco de cada centro y caso específico pero como mínimo 3, con menos no merece la pena.

    2. chechujean

      Cual es el minimo de ovulos para extraer?

    3. Vanesa Rurbarte

      Da gusto encontrar a profesionales que te expliquen las técnicas, es muy importante desde el punto de vista del paciente, especialmente de la mujer saber qué te van a hacer, en mi caso eso hace que los nervios disminuyan.