¿Cómo afectan las relaciones sexuales a la transferencia embrionaria?

Las parejas que empiezan un tratamiento de reproducción asistida suelen tener la duda de si la rutina sexual puede afectar al tratamiento.

En la mayoría de casos, estas parejas interrumpen sus relaciones sexuales después de la transferencia embrionaria, pues tienen miedo de perder los embriones debido a las contracciones uterinas después del orgasmo o por la presión del pene contra el cuello uterino.

En MASVIDA Reproducción queremos aconsejar a estas parejas sobre sus hábitos sexuales y, por esta razón, hemos hecho una revisión de los trabajos científicos que tratan este tema.

¿Qué dicen los profesionales?

Hay gran variedad de opiniones entre los especialistas de la reproducción asistida sobre si las relaciones sexuales tienen ventajas o desventajas con el resultado de un tratamiento de fertilidad.

Algunos recomiendan la abstinencia sexual antes de la punción folicular o de la transferencia embrionaria. La razón de esto es la posible ruptura de los folículos ováricos después de la estimulación ovárica, lo cual puede producir dolor.

Sin embargo, los estudios científicos apoyan con datos reales que las relaciones sexuales pueden ser beneficiosas.

Se ha descubierto que la presencia del semen en el tracto reproductor de la mujer durante la implantación del embrión aumenta la probabilidad de conseguir una gestación. Estos estudios experimentales afirman que los componentes del plasma seminal son los responsables de favorecer el desarrollo embrionario y del aumento en la tasa de implantación.

La ciencia afirma que mantener relaciones sexuales es positivo antes y después de la transferencia embrionaria.

Resultados de los estudios clínicos

Hemos analizado los trabajos de investigación que examinan cuáles son los efectos de las relaciones sexuales en los tratamientos de fecundación in vitro (FIV). Concretamente, existe un estudio publicado sobre la transferencia embrionaria y las tasas de implantación.

En este estudio se hace un análisis sobre 400 ciclos de FIV con estimulación ovárica y otros 200 ciclos sustituidos, es decir, con transferencia de embriones congelados.

Para comprobar el posible efectos de las relaciones sexuales, la mitad de las parejas permanecieron en abstinencia sexual y la otra mitad las mantuvieron antes y después de la transferencia embrionaria. Los resultados obtenidos de este estudio fueron los siguientes:

El grupo que mantuvo relaciones sexuales durante el tratamiento consiguió una tasa de éxito en implantación 50% mayor que el otro grupo sin relaciones sexuales.

Las relaciones sexuales tienen un efecto positivo y aumentan la tasa de éxito de la implantación embrionaria.

¿Qué factores contribuyen a este éxito?

Algunos estudios han valorado el posible aumento de la tasa de implantación al poner en contacto semen o plasma seminal con el tracto reproductor femenino en el momento de recuperar los óvulos por punción folicular.

En este caso, las evidencias científicas sugieren que esta exposición del semen, ya sea mediante una inseminación artificial o con relaciones sexuales, afecta positivamente a los resultados del tratamiento de fertilidad.

La presencia de espermatozoides en el tracto reproductor de la mujer durante un tratamiento de FIV tiene un efecto positivo en el resultado.

Con todos estos estudios científicos y los resultados obtenidos, en nuestro centro queremos asegurarnos de que los pacientes consigan este beneficio y, por tanto, recomendamos no interrumpir la rutina sexual durante el tratamiento o después de la transferencia embrionaria.

Los pacientes de reproducción asistida pueden llevar una vida sexual al igual que las personas que consiguen un embarazo de manera natural.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar