Reducción de embriones o fetos en el embarazo múltiple

Por (ginecóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 19/07/2018

La reducción embrionaria es una intervención que se realiza en las mujeres embarazadas de dos o más fetos con el objetivo de disminuir el número de fetos y que tenga lugar una gestación sin complicaciones.

Un embarazo múltiple conlleva muchos riesgos que pueden poner en peligro la salud de la madre y de los futuros bebés.

Hoy en día, los tratamientos de reproducción asistida y las elevadas tasas de embarazo múltiple conseguidas han provocado el aumento del número de embriorreducciones, así como el desarrollo de esta técnica que antes apenas se usaba.

¿Qué es la reducción embrionaria?

La reducción de embriones, también denominada embriorreducción fetal, consiste en la interrupción del desarrollo de uno o más fetos durante el transcurso de una gestación múltiple.

Tomar esta decisión es muy difícil para los futuros padres, sobre todo para aquellos que han conseguido el embarazo gracias a un tratamiento de fertilidad y después de muchos años intentándolo.

Sin embargo, es necesario escuchar todas las recomendaciones del ginecólogo para que el embarazo pueda evolucionar favorablemente y que puedan nacer uno o dos bebés sanos.

También es recomendable pedir una segunda opinión a otro médico o asistencia psicológica para que los padres puedan asegurarse de que están tomando la decisión adecuada.

Indicaciones

Habitualmente, la reducción embrionaria se hace cuando la mujer se queda embarazada de trillizos, cuatrillizos o incluso más embriones. No obstante, si el ginecólogo considera que se trata de un embarazo de riesgo, también puede ser recomendable hacerla en un embarazo gemelar.

Los embarazos gemelares o de trillizos suelen tener un buen pronóstico si la madre goza de buena salud. Por tanto, la reducción embrionaria será recomendada ante un embarazo de cuatrillizos principalmente. En todos los casos, el número de embriones será reducido a dos.

Los riesgos de un embarazo múltiple que implican la necesidad de hacer una reducción embrionaria son los siguientes:

También hay un componente psicológico y económico a la hora de decidir hacer una reducción embrionaria, pues hay familias que no se ven capaces de poder mantener a todos los bebés que nacerían.

Procedimiento

La embriorreducción es una intervención que puede hacerse por vía vaginal o abdominal, aunque ésta última es la más frecuente.

El ginecólogo introduce una aguja a través del abdomen de la mujer hasta llegar al cuerpo del feto que quiere eliminar guiado por ecografía. A continuación, se inyecta una solución de cloruro potásico directamente en el tórax del feto, lo que provoca la detención de su actividad cardíaca inmediatamente.

Esta intervención es muy similar a la amniocentesis y suele realizarse con anestesia local.

A los días o semanas de la reducción embrionaria, el feto o fetos que han sido eliminados serán reabsorbidos por los tejidos del útero.

¿Cuándo hacer la embriorreducción?

La reducción de embriones suele hacerse entre las semanas 10 y 13 de embarazo, después de la primera ecografía, debido a los siguientes motivos:

  • Existe la posibilidad de que los embriones se autorreduzcan de forma natural durante el primer trimestre de embarazo.
  • En la ecografía de las 12 semanas es posible medir ciertas características fetales, como el pliegue nucal, la frecuencia cardíaca o la medida cráneo-caudal que puedan indicar signos de sufrimiento fetal. También es posible detectar malformaciones fetales.
  • En este tiempo, existe la posibilidad de hacer un test prenatal no invasivo que aporte más información sobre los fetos.
  • Es necesario determinar si se trata de un embarazo monocigítico o bicigótico y, a su vez, saber si los fetos comparten o no placenta.

Gracias a la evaluación de todos estos factores, el ginecólogo puede tomar la mejor decisión sobre qué feto o fetos deben eliminarse para no comprometer la viabilidad del resto.

Tipos

En función de cómo se elige al feto o fetos que van a eliminarse, existen los siguientes tipos de reducción embrionaria:

Reducción selectiva
cuando hay evidencias de que uno de los fetos está menos desarrollado o presenta defectos congénitos. Evidentemente, éste será el feto elegido para detener su desarrollo.
Reducción no selectiva
si no hay ninguno de los signos comentados anteriormente, el ginecólogo elegirá al feto que se encuentre en una posición más accesible para introducir la aguja.

Posibles riesgos

La reducción embrionaria aumenta la probabilidad de supervivencia del resto de fetos, pues les permite desarrollarse mejor y poder llegar a término sin problemas.

A pesar de ello, la técnica no está exenta de riesgos. Los comentamos a continuación:

  • Aborto espontáneo en el 6-7% de los casos
  • Parto pretérmino en el 75% de los casos
  • Infección ovular o intraamniótica
  • Hemorragias
  • Consecuencias psicológicas

Los riesgos serán mayores cuanto mayor sea el número de embriones a reducir y cuanto más avanzada esté la gestación.

Preguntas de los usuarios

¿Es habitual tener que hacer una reducción de embriones por embarazo múltiple después de un tratamiento de fertilidad?

Por Dra. Paloma de la Fuente Vaquero (ginecóloga).

Hoy en día los tratamientos de reproducción asistida están encaminados a la transferencia de un embrión único (SET), por lo tanto la posibilidad de embarazo múltiple que precise reducción embrionaria disminuye drásticamente.

Sin embrago, existe la posibilidad de que por diversos factores o preferencias de la pareja se transfieran dos embriones, en ese caso, sí existe más riesgo de embarazo múltiple. La reducción embrionaria va a depender del número de embriones viables en el embarazo, así como del estado de salud de la gestante o los antecedentes personales de la misma (padecimiento de patologías que contraindican gestación múltiple).

¿Qué es el feticidio selectivo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El feticidio selectivo consiste en la reducción de uno o más fetos de un embarazo múltiple debido a anomalías genéticas o malformaciones congénitas identificadas en ecografías o pruebas como la amniocentesis.

Los casos más habituales son los de feticidio selectivo gemelar, en los que se elimina el feto enfermo y se deja que el feto sano continúe su desarrollo.

Al contrario que la reducción embrionaria, el feticidio selectivo se realiza en un estado más avanzado del embarazo, al final del segundo trimestre o principio del tercer trimestre, cuando los padres han obtenido los resultados de todas las pruebas de diagnóstico prenatal. Otra diferencia es el motivo por el cual se decide eliminar el feto, ya que en el feticidio selectivo lo que se pretende es evitar el nacimiento de un bebé enfermo.

¿Cuáles son los cuidados después de una reducción embrionaria?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Después de una embriorreducción fetal, no es necesario que la mujer se quede ingresada en el hospital, sólo hasta que se pasen los efectos de la anestesia. Una vez en casa, se recomienda que la mujer haga reposo absoluto durante las 48 horas siguientes. En las próximas semanas, también será necesario hacer reposo relativo y no esforzarse demasiado.

Unas dos semanas después de la intervención, se hace una ecografía a la mujer para ver si los fetos que han quedado han logrado sobrevivir.

¿Por qué han aumentado el número de reducciones embrionarias en los últimos años?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Debido a las técnicas de reproducción asistida como la inseminación artificial (IA) y la fecundación in vitro (FIV), y a los fármacos inductores de la ovulación como el citrato de clomifeno.

A pesar de ello, hoy en día se intenta concienciar tanto a los profesionales como a los pacientes de los riesgos asociados al embarazo múltiple y, por ello, no se suelen realizar inseminaciones con más de dos folículos desarrollados ni transferencias de más de dos embriones.

Aún así, existe la posibilidad de que uno de los embriones también se divida, dando lugar a embarazos con dos bebés idénticos, que pueden estar en la misma bolsa o en distintas, y uno diferente.

¿Es posible hacer una reducción de embriones antes de la semana 10 de embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí, es posible hacer una reducción embrionaria precoz sobre la semana 7 u 8 de embarazo. En este caso, la intervención será por vía transvaginal, pero no podrá evaluarse de forma detallada cuál debe ser el feto a eliminar.

Lectura recomendada

Si quieres obtener información más detallada sobre los tipos de embarazo múltiple, no te pierdas el siguiente artículo: ¿Qué diferencia el embarazo de gemelos del embarazo de mellizos?

Si estás en proceso de un tratamiento de FIV que implica la posibilidad de tener un embarazo múltiple, es posible que te interese leer el siguiente post: ¿Cuántos embriones hay que transferir en una FIV?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

Dra. Paloma de la Fuente Vaquero
Dra. Paloma de la Fuente Vaquero
Ginecóloga
Graduada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, con el Máster en Reproducción Humana y Doctorado en Medicina y Cirugía por Universidad de Sevilla. Miembro de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), actualmente desempeña sus funciones como ginecóloga especialista en reproducción asistida en la clínica YES! Reproducción. Más sobre Dra. Paloma de la Fuente Vaquero
Número de colegiado: 4117294
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.