La leche materna es una fuente rica en bifidobacterias

Según una investigación realizada por un grupo de científicos de la Universidad Complutense de Madrid, la leche materna se reivindica en su valor nutritivo. Esto se debe a los componentes conocidos como bifidobacterias; microorganismos que ahora podrían implementarse como complementos probióticos.

14 de septiembre 2009

La Universidad Complutense de Madrid ha conseguido aislar los componentes de la leche denominados bifidobacterias. Estos microorganismos, al parecer, colaboran en conjunto con los demás componentes de la lactancia en la colonización del intestino del bebé. Hasta el momento se sabía que los lactobacilos, los estafilococos, los estreptococos y enterococos en exceso podían resultar patógenos.

La información que se suma al terreno explorado por la ciencia reivindica el valor nutritivo de la leche materna. Para respaldar este cambio, el Departamento de Nutrición, Bromatología y Tecnología de Alimentos de la Universidad Complutense de Madrid junto a algunos investigadores de la Universidad holandesa de Wageningen separó las bifidobacterias y analizó los beneficios que tiene sobre el neonato y las ventajas que tendría su empleo como complementos probióticos.

Como resultado del estudio realizado, las bifidobacterias comenzarían a venderse en preparados farmacéuticos. Otra posibilidad es su inclusión en alimentos que el bebé ingerirá durante el primer período de nutrición.

Juan Miguel Rodríguez, uno de los profesores titulares de la UCM quien además es el director de la investigación efectuada, ha declarado que el problema que tiene el aislamiento de bifidobacterias es que son totalmente anaeróbicas -es decir, se desarrollan en un eterno sin oxígeno-, con lo cual resulta complicado mantener su viabilidad una vez aisladas.

Lo más resaltante del descubrimiento va relacionado a los valores inmunológicos y microbiológicos de la leche materna. Si nosotros tomamos en cuenta que un recién nacido consume aproximadamente 800 mililitros de leche al día y que dentro de la misma recibe un promedio de 1 a 10 millones de bacterias, podremos notar la importancia de la leche materna ya que la misma coloniza el intestino infantil y evita el asentamiento de bacterias patógenas.

Según explica Juan Miguel Rodríguez, esta es la característica más importante, dado que, estas cepas son sus propiedades de modulación del sistema inmunológico; por lo que la administración de estos microorganismos podría ser útil para la prevención o el tratamiento de procesos inflamatorios o alérgicos en la población infantil o adulta.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar