Preeclampsia y genética

La preeclampsia podría estar predispuesta genéticamente.

La preeclampsia es una enfermedad que afecta sólo en Estados Unidos a un 10% de las mujeres embarazadas. Esta complicación médica se asocia a una hipertensión arterial y proteínas en la orina después de la semana 20 de gestación.

Gracias a un estudio reciente realizado en un hospital de Nueva York, se han descubierto que existen defectos genéticos, mutaciones genéticas, que pueden predisponer a la mujer embarazada a padecer esta complicación.

En el estudio se analizaron muestras de ADN de 250 embarazadas, de las cuales 30 desarrollaron preeclampsia durante el estudio y otras 10 la desarrollaron en sus embarazos anteriores. Siete de estas mujeres tenían una mutación en un gen.

La preeclampsia puede identificarse como leve, moderada o severa, dependerá de los síntomas de la embarazada que están relacionados con la cantidad de proteínas perdidas por la orina y lo elevada que sea la presión arterial. Entre las consecuencias que puede provocar encontramos una disminución de líquido amniótico y el desprendimiento prematuro de la placenta.

A día de hoy, todavía no se conocen las causas exactas que pueden provocar esa subida de tensión arterial, por eso, se hace difícil predecir y prevenir la complicación. Entre las causas unidas a los factores genéticos están los factores medioambientales y los factores inmunológicos.

Este estudio puede dar paso a la creación de nuevas pruebas de identificación de la mutación del gen asociado a esta enfermedad. Así se podría saber de antemano que mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de desarrollarla.

Hasta que estas nuevas pruebas se pongan en uso para prevenir la enfermedad se aconseja que la mujer embarazada realice los controles prenatales necesarios y establecidos.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar