Ácido fólico y semen

En un estudio realizado en Boston con mujeres embarazadas para observar el efecto del ácido fólico sobre el semen de sus hijos aún no nacidos, se ha llegado a la conclusión de que el análisis ha sido insuficiente, a pesar de haberse realizado entre los años 1984 y 1987. Los médicos y científicos que lo han llevado a cabo no se fían de dejar de tomar ácido fólico y, es más, lo recomiendan en mujeres en estado de buena esperanza.

Desde Boston, concretamente desde el Brigham and Women’s Hospital, la doctora Elizabeth Ginsburg, ginecóloga y obstetra, ha participado en un estudio realizado en Dinamarca del cual se han obtenido resultados poco concluyentes, primero porque el número de sujetos estudiados ha sido mínimo y segundo porque los resultados obtenidos son un poco incongruentes y, es por esto, que Ginsburg invita a que se miren los datos con mucho cuidado.

El análisis se ha basado en estudiar a los hijos varones de mujeres embarazadas entres los años 1984 y 1987 y comprobar la calidad seminal de éstos para poderlo comparar con el hecho de si su madre ingirió ácido fólico durante el embarazo o no.

El ácido fólico es un compuesto que el cuerpo humano no genera y que hay que conseguirlo de forma exógena y ya no sólo para el cierre del tubo neural, es decir, para la correcta formación fetal, sino que parece que podría afectar también a la futura reproducción de esos bebés nacidos con o sin suplemento de ácido fólico.

Los resultados parecen evidenciar que, no sólo ha sido un estudio un tanto escaso en cuanto a pacientes, sino que el semen de los jóvenes daneses es espectacular, ya que con ácido fólico o sin él, el recuento espermático de los mismos estaba entre 110 sin ácido fólico y 114 millones cuando la madre había tomado el ácido fólico.

Estos datos sorprenden puesto que en España, la Organización Mundial de la Salud marca que con 22,5 millones de espermatozoides sería suficiente para considerarse un recuento espermático normal.

Según la doctora Irene Su, asistente de endocrinología reproductiva y fertilidad de la University of California en San Diego, es un poco precipitado decirle a la paciente que deje de tomar ácido fólico porque no le va a servir para nada, de hecho invita a todas aquellas mujeres embarazadas a ingerir 400 microgramos diarios. Por algo será.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar