Ser mamá con más de 40

Cada vez somos más jóvenes, cuidamos la dieta, hacemos ejercicio, utilizamos mil y una cremas y productos cosméticos para mantenernos guapas y jóvenes. Una mujer de cuarenta años, anteriormente era una señora, ahora es una chica; pasando de la cuarentona a la cuarentañera. Pero, desgraciadamente, el mundo no es de color rosa y nuestros óvulos sí que envejecen.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Edad biológica para ser madre y la sociedad actual

Hemos llegado a un punto en el que existe un conflicto entre la edad para ser madre en nuestra sociedad actual y la edad biológica para ser madre. Aunque suene descabellado, desde el punto de vista biológico, una mujer está preparada para ser madre tras un año con la menstruación de forma regular, hacia los 16 años.

Ser madre a los 40

Su fertilidad se mantiene intacta hasta los 27 años, donde comienza a descender un poco y a partir de los 35 años, su calidad ovocitaria desciende de forma drástica. Sin embargo, a los 16 años seguimos en el colegio y no estamos preparadas ni psicológica ni económicamente para formar una familia.

Entre desarrollar una carrera profesional, tener una estabilidad emocional, económica y buscar pareja (la que así lo desee) nos plantamos con treinta y tantos años en el mejor de los casos.

En los últimos años, con el desarrollo de las técnicas de reproducción asistida, es posible que muchas mujeres que buscan quedarse embarazadas con más de 40 años consigan su objetivo.

Métodos para aumentar las probabilidades de embarazo

Gracias a tratamientos como la fecundación in vitro se aumenta la probabilidad de embarazo. En ocasiones, la reserva ovárica es muy baja, de manera que aunque se estimule con medicación hormonal no se consiguen suficientes óvulos de calidad para utilizarlos en un ciclo de FIV, en estos casos se recurre a la ovodonación.

Las donantes son chicas sanas y jóvenes que donan sus óvulos a los centros de reproducción para que los utilicen mujeres con problemas de fertilidad. Estos óvulos son fecundados en el laboratorio y posteriormente los embriones de mejor calidad se transfieren a la paciente, aumentando la tasa de éxito comparado con una FIV con óvulos propios. De esta forma, muchas mujeres consiguen cumplir su sueño, ser mamá con más de 40.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar