Cuidados especiales tras la inseminación artificial

Por (ginecólogo).
Actualizado el 22/02/2016

Una de las técnicas de reproducción asistida más sencillas es la inseminación artificial, ya sea con semen de la pareja o semen de donante.

Consiste en depositar espermatozoides en la cavidad uterina de la mujer en el momento de la ovulación. Estos espermatozoides son tratados previamente en el laboratorio con el objetivo de seleccionar aquellos con mayor capacidad de fecundación; este proceso se conoce como la capacitación espermática.

Una vez escogidos los mejores espermatozoides, los introducimos en el útero femenino en el momento en que el óvulo sale del ovario y avanza por las trompas de Falopio. De esta manera, favorecemos el contacto y la unión entre ambos gametos, aumentando así las posibilidades de unión y por tanto de embarazo.

FIV-Recoletos nos informa sobre los cuidados que se siguen ante una inseminación artificial.

Tratamiento antes y después de la IA

La mujer que va a someterse a la inseminación artificial para quedarse embarazada debe seguir un tratamiento médico tanto antes como después de la introducción del semen.

  • Medicación antes de la IA: la medicación que debe administrarse la mujer previamente a la IA tiene como objetivo estimular al ovario. Así, favorecemos la producción y maduración de uno o varios óvulos (dos o tres como mucho) y aumentamos con ello la probabilidad de fecundación cuando depositemos los espermatozoides en el útero.
  • Medicación después de la IA: tras la IA hay que administrarse progesterona para favorecer la implantación embrionaria en caso de que haya tenido lugar la fecundación, y también para proteger el embarazo en la primera etapa.

El tratamiento antes de IA para la estimulación ovárica se administra por vía subcutánea, mientras que la medicación posterior generalmente se toma por vía vaginal.

Descanso tras la inseminación artificial

No es necesario hacer reposo tras el proceso de inseminación artificial. Es mucha la controversia surgida en este aspecto, pero lo cierto es que no hay demostración científica de que el reposo tras la IA ayuda el éxito o mejore las probabilidades de concepción.

Por esta razón, inmediatamente después de haber hecho al inseminación (transcurridos 10-15 minutos) lo único que debe hacer la mujer es seguir con su vida normal.

Incluso se les recomienda que estén ocupadas con diferentes actividades para evitar que piensen mucho en ello y se obsesionen con la espera de los resultados.

Efectos secundarios de la IA

La inseminación artificial es una técnica de baja complejidad que no tiene grandes complicaciones. No obstante, pueden surgir pequeños malestares o efectos secundarios como los siguientes:

  • Retención de líquidos, especialmente en las piernas
  • Hinchazón abdominal
  • Dolor de vientre, espalda y/o cabeza
  • Molestias en el útero
  • Tensión mamaria
  • Irritabilidad emocional

Estos síntomas no aparecen siempre ni en todas las mujeres que se someten al tratamiento de inseminación artificial. Además, en caso de experimentar alguna de estas molestias, suele ser de forma leve-moderada. Por ello, tras finalizar la IA, el especialista dará una serie de pautas a seguir para evitar o minimizar estos efectos secundarios.

Éxito del tratamiento

El objetivo final de todo tratamiento reproductivo es conseguir el embarazo. Después de hacer la IA, empieza un «largo» periodo de espera e incertidumbre de unas dos semanas hasta saber si se ha logrado o no el embarazo.

Este periodo es conocido como «la betaespera«. Recibe este nombre debido a que la hormona que se analizada en la prueba de embarazo es la beta-hCG.

El análisis para saber si hay o no gestación puede realizarse en sangre o más comúnmente en orina dependiendo de lo que indique el especialista. Si la prueba da positiva, se deben seguir las mismas pautas marcadas en un embarazo natural.

Si por el contrario, el resultado de la prueba es negativo, el ginecólogo deberá valorar cómo ha ido el ciclo para mejorar en el siguiente intento. A continuación, el especialista acordará los próximos pasos con a la paciente.

En resumen, la inseminación artificial no requiere cuidados especiales ni antes ni después de aplicar el tratamiento. Tampoco si se logra el embarazo es necesario seguir indicaciones específicas, pues el método por el cual se consigue la gestación no influye en el desarrollo del embarazo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca y Médico Especialista en Obstetricia y Ginecología vía MIR. El Dr. Rodríguez Tabernero es responsable de la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico Universitario de Valladolid desde el año 2013 y, además, lleva trabajando en el campo de la medicina reproductiva desde el año 2000. Más sobre Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Nº de colegiado: 474705276

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.