Exceso indiscriminado de partos por cesárea en España

El nacimiento por cesárea supone la llegada al mundo de uno de cada cuatro niños españoles, superando la media aconsejada por la Organización Mundial de la Salud, que es de un 10%. Los estudios médicos demuestran además que superar esta tasa de partos de este tipo no suponen una mejora en los resultados sanitarios para el niño o para la madre.

En Estados Unidos esta tasa de cesárea se eleva hasta en un 32% y hay países en los que se alcanza hasta un 50% de cesáreas en los nacimientos.

Las indicaciones de una cesárea son, una cesárea previa, una mala colocación del niño en el canal del parto, un parto que no progresa, o los casos en los que los niños se agotan por el esfuerzo durante el parto. En otras ocasiones el estado de salud de la madre aconseja la cesárea, suponiendo estos motivos un 20% de las cesáreas practicadas.

¿Parto natural o cesárea?

No todas las cesáreas se realizan por los motivos antes expuestos, y hay grupos de estudio que se han focalizado en investigar qué factores provocan este aumento desmesurado de los valores considerados clínicamente aceptables.

Existen motivos relacionados con la comodidad de un parto de esta categoría, aunque existen profesionales que defienden la savaguarda del parto vaginal, como el Dr Martínez-Astorquiza, existen otros clínicos que abogan por un parto más controlado que por vía natural.

Por otro lado, las pacientes también solicitan la cesárea cuando no está indicada, por la creencia sin fundamento científico de evitar las repercusiones sexuales de la dilatación de la vagina, o del daño en el suelo pélvico, como explica el Presidente de la Sociedad Madrileña de Ginecología y Obstetricia, el Dr. Iglesias Goy.

Lo cierto es que una cesárea no deja de ser una intervención quirúrgica, con anestesia y los riesgos que se derivan de ella. La recuperación de la madre es más larga tras la cesárea e incluso será necesaria una faja postparto tras cesárea. El médico es el que en última instancia tomará la decisión de tomar en consideración los deseos de la paciente y evaluar las ventajas y los riesgos de realizar la cesárea.
La OMS aconseja un 10% de cesáreas

Consecuencias económicas del aumento indiscriminado de cesáreas

Dentro del exceso de cesáreas llevadas a cabo, existe una diferencia entre el porcentaje de partos por cesárea en los hospitales de titularidad públicos, 28,36% y de los hospitales privados, que es de un 53,95 si el centro tiene fines lucrativos y un 43,63% si no es así (Estadística de Indicadores Hospitalarios 2005 del INE).

En la sanidad pública, el coste de un parto por vía vaginal ronda los 3.000€, valor que es duplicado en el caso de un parto por cesárea, aunque las cifras son complejas de contrastar. Según el Dr. Martínez-Astorquiza, presidente de la Sociedad de Medicina Perinatal de España (SEMPE) “Si se provocaran los menos partos posibles se ahorraría mucho dinero en España, porque el parto inducido triplica la tasa de cesáreas”. En el Hospital de Cruces, han apostado por una técnica, llamada versión cefálica externa, que provoca un cambio en la postura de los bebés que vienen de nalgas para lograr una colocación correcta en el canal del parto y un parto vaginal, evitando la cesárea. Sin riesgo para la madre ni el niño, estos profesionales han cosechado un éxito del 60% en 2000 embarazadas abocadas a la cesárea.

Es preciso actuar consecuentemente y las cesáreas son una herramienta muy útil en los casos en los que están indicadas, pudiendo salvar la vida del niño y a veces de la madre, pero en aquellos alumbramientos en los que no son necesarias, suponen un riesgo y una elevación de los costes totalmente prescindibles.
Los partos vaginales cuestan un tercio de las cesáreas

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar