Pescado y parto prematuro

Un nuevo estudio señala que el consumo de pescado reduce el riesgo de tener un parto prematuro en aquellas mujeres con alto riesgo de padecerlo.

Según los autores del estudio, aquellas mujeres embarazadas y con riesgo de tener parto prematuro deberían comer pescado al menos dos veces por semana.

En las investigaciones participaron 852 mujeres embarazadas con alto riesgo de tener un bebé antes de tiempo. El 70% de ellas decía comer pescado por lo menos una vez a la semana en los primeros cuatro a cinco meses de embarazo. El 36% de éstas tuvo un parto prematuro, comparado con un 49% que comía pescado una vez al mes.

En líneas generales, las embarazadas que comían de dos a tres porciones de pescado a la semana eran un 40% menos propensas a tener un parto prematuro que las que no.

Expertos como los de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos recomiendan el consumo de pescado al menos dos veces por semana.

El pescado es considerado como fuente de ácidos grasos omega 3, pero también suele estar contaminado con mercurio. Por este motivo, se debe de alcanzar un equilibrio en su consumo cuando se está embarazada, de forma que aporte ácidos omega 3 que ayuden al desarrollo del bebé y reducir el riesgo de exposición al mercurio que podría dañar el sistema nervioso fetal.

Según el doctor Mark A. Klebanoff del Hospital Nacional de Niños de Columbus en Ohio, el consumo de pescado tiene beneficios para la salud de las embarazadas pero falta por demostrar que su consumo reduce el riesgo de tener parto prematuro en mujeres que hayan tenido uno.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar