Esterilidad secundaria

Por (embrióloga).
Actualizado el 07/08/2014

Antes de centrarnos en conocer el significado de esterilidad secundaria, es necesario saber que esterilidad e infertilidad no son sinónimos. Comúnmente ambos términos se utilizan como sinónimos, pero existen diferencias significativas.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

La esterilidad hace referencia a la imposibilidad de conseguir el embarazo. Es decir, por alguna razón el espermatozoide no es capaz de llegar hasta el óvulo, fecundarlo o el embrión formado no es capaz de alcanzar la implantación en el endometrio (esto ocurre hacia el 6-7 día de desarrollo embrionario), por lo que no se llega a lograr el embarazo. Mientras que la infertilidad es la incapacidad de que el embarazo llegue a término y nazca un bebé sano. Con la infertilidad sí que se consigue el embarazo, pero existe un aborto espontáneo o el embarazo no llega hasta el final con el nacimiento del bebé.

Padres por segunda vez

Por lo tanto, hablamos de esterilidad secundaria cuando una pareja no logra el embarazo, pero previamente han tenido un hijo juntos. Para que sea secundaria por completo, es necesario que ambos miembros de la pareja sean los progenitores del hijo previo.

Socialmente, la esterilidad secundaria no se considera un problema tan grave como la primaria, ya que al menos han conseguido tener un hijo previamente. Aunque, para aquellos que nunca han considerado que tenían dificultades para tener un hijo, es muy estresante no poder aumentar la familia. Estos pacientes suelen sentirse incomprendidos por familiares y médicos puesto que no perciben el problema como algo tan serio.

Causas

Habitualmente, tanto esterilidad secundaria como primaria tienen las mismas causas. Se suelen deber a problemas de fertilidad en el hombre, la mujer o ambos. Para conseguir el embarazo se debe llegar a una determinado potencial reproductivo, este potencial es la suma de la capacidad reproductiva del hombre y de la mujer.

Los problemas de fertilidad se agravan con el tiempo de esterilidad y además con la edad, la mayoría de esterilidad secundaria se ocasiona por alteraciones en la fertilidad de la mujer. El tiempo "castiga" más a la fertilidad femenina, por lo que a las causas más comunes de esterilidad habrá que añadir la edad materna avanzada, enfermedades de transmisión sexual y alteraciones de la salud por un embarazo anterior. Como por ejemplo diabetes, hiperprolactinemia (incremento en la producción de leche materna), alteraciones hormonales provocadas por tiroides, trastornos con la ovulación, endometriosis, miomas uterinos...

Origen de esterilidad secundaria

En ocasiones, este tipo de esterilidad surge al tener hábitos de vida menos recomendables, como aumento de peso tras el parto, tabaquismo, estrés, ejercicio físico extremo… puesto que estos factores que pueden disminuir la calidad seminal o la capacidad reproductiva de la mujer creando alteraciones en la fertilidad.

Cuándo actuar

Habitualmente las parejas que han tenido un hijo, no se plantean que puedan tener dificultades a la hora de conseguir un nuevo embarazo, puesto que ya consideran que han probado su fertilidad, ambos son fértiles, por lo que puede ser difícil saber cuándo acudir al médico. Si tras más de un año intentándolo no se produce el embarazo, se debe acudir a una clínica de fertilidad, pero también la edad de la mujer juega un papel importante. Por ejemplo, si la mujer tiene 38 años, no es necesario que esperen un año, si tras 6 meses no lo han conseguido deberían visitar al médico y explicarle su caso. Puesto que la reserva ovárica no es la misma con 30 que con 38 años, cada año que pase será más difícil conseguir la gestación. Fisiológicamente, a partir de los 27 años la calidad de los óvulos empieza a disminuir, pero a un ritmo lento, a los 35 años se produce un descenso importante en la fertilidad femenina, la calidad ovocitaria desciende a un ritmo más elevado.

Por lo que se podría tomar como edad límite de acción estos 35 años. Si la mujer es menor de 35 años, se actuaría como en la esterilidad primaria, se esperaría un año buscando el embarazo sin conseguirlo antes de visitar al médico. Mientras que si la mujer es mayor de 35 años, deberán intentarlo 6 meses antes de pedir cita en un centro de fertilidad.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Cristina Mestre
Cristina Mestre
Embrióloga
Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más sobre Cristina Mestre

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.