La importancia del deporte durante el embarazo

No hacer nada de ejercicio durante el embarazo, no sólo es perjudicial para la salud de la madre sino que también genera ciertos problemas durante el parto. Un reciente estudio llevado a cabo por Universidad de Granada y realizado en colaboración con el servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital de la ciudad, estima que el 68% de mujeres no llegan a practicar la gimnasia mínima recomendada durante el tiempo de la gestación.

Ausencia de deporte

Un estudio realizado hace algo más de un año por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), basado en la realización de encuestas, reveló que el 24% de los españoles se reconocen como sedentarios, porque no realizan ni siquiera dos horas de ejercicio a la semana. Esto pone de manifiesto que España no es un país muy dado a hacer deporte.

Estos resultados fueron obtenidos fruto del seguimiento practicado a 1.175 mujeres sanas donde se recopiló información un año antes de que se quedaran embarazadas y posteriormente durante el embarazo, entre las semanas 20 y 22 de gestación. Según descubrieron, el nivel de estudios, la existencia de otros hábitos de vida saludables y la adquisición de buenas prácticas durante el embarazo, como dejar de fumar al saber que estaban embrazadas, favorecen la práctica de ejercicio sano en los meses previos a la maternidad.

Recomendaciones

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que se practique mínimo media hora diaria de caminata cinco días a la semana. Los datos recogidos por el hospital granadino indican que el 20% de las mujeres no practica ningún tipo de actividad física en su tiempo libre. Son dos de cada diez las que en los meses de la gestación pasan a convertirse en casi siete de cada diez.

Practicar ejercicio

Los especialistas afirman que la actividad física ideal es la que ejercita el corazón, permite controlar el exceso de peso, mantiene el cuerpo flexible y prepara la musculatura para el momento del parto. Tampoco es cuestión de ponerse a realizar el deporte que nunca se ha hecho, pero sí son recomendables actividades como caminar, bailar y nadar, salvo en las últimas seis semanas para evitar el riesgo de infecciones. Ejercicios de estiramiento y yoga, siempre con lógica, sin intentar alcanzar lo que nunca se pudo, ayudan a sentirse flexible y fortalecen los músculos.

La puesta a punto del corazón y los músculos posibilita un parto más saludable, incluso menos trabajoso, porque permite a la mujer enfrentarse al momento de dar a luz sin un peso excesivo y en mejores condiciones físicas. El ejercicio continuado ayuda a prevenir, además, otras complicaciones típicas del embarazo, como la aparición de hipertensión arterial y la diabetes gestacional, que suele superarse con el parto, aunque está comprobado que muchas mujeres que la sufren acaban desarrollándola al cabo de 5 o 10 años.

El ejercicio debe ser, en todo caso, controlado y ajustado a las condiciones de cada mujer. Una gimnasia exagerada, más allá de lo que se está habituado, también puede llevar a perder el embarazo en el primer trimestre y a sufrir una bajada del azúcar en la sangre. La matrona o el ginecólogo pueden ayudar a la gestante a planificar su actividad física.

Un comentario

  1. usuario
    remedios

    Con lo mal que me encuentro con el embarazo soy incapaz de hacer nada de deporte, me paso todo el día durmiendo. Estoy muy cansada, llevo 2 meses de embarazo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar