Consejos para sobrellevar la beta-espera

Por (ginecólogo).
Actualizado el 16/06/2015

El periodo de tiempo que transcurre desde la transferencia embrionaria o la inseminación artificial hasta los resultados de la prueba de embarazo es uno de los momentos de mayor tensión emocional que tiene que afrontar una mujer o una pareja durante el tratamiento de reproducción asistida.

Este periodo se conoce coloquialmente como beta-espera, porque el resultado lo define una hormona, la Beta-hCG, que produce tempranamente el embrión y que puede detectarse en sangre alrededor del día 14 post transferencia o inseminación.

Se trata de uno de los momentos que mayor tensión emocional genera en los futuros padres del conjunto de procesos que tiene lugar en un tratamiento de reproducción asistida.

El nombre de "beta-espera" se adjudica debido a la hormona que produce y libera el embrión de forma temprana tras la implantación. Esta hormona, la beta-hCG, no puede detectarse en sangre hasta aproximadamente 14 días después de la transferencia o inseminación. Por esta razón, se denomina "beta-espera" porque es el periodo en que esperamos que la hormona beta-hCG sea detectable.

Esperar el resultado del tratamiento reproductivo

A lo largo del tratamiento reproductivo, la paciente o pareja implicada, está en continuo contacto con los profesionales ya que son varias las visitas que han de realizar a la clínica para el seguimiento, la administración de la medicación, los controles necesarios, etc. Sin embargo, una vez pasada la transferencia o la inseminación, existe un periodo de tiempo en el que solo cabe esperar. Es una etapa de incertidumbre con elevada carga emocional en la que surgen emociones de todo tipo,tanto positivas por la esperanza y las elevadas expectativas como negativas como la impaciencia, el miedo al fracaso o ansiedad.

El grado o nivel de ansiedad puede variar entre una personas y otras. Sin embargo, existen estrategias comunes que ayudan a pasar estos días de una forma más llevadera y relajada. FIV-Recoletos expone a continuación algunos consejos:

  • Reposo en su justa medida: tras la inseminación o la transferencia , se recomienda reposo durante 24-48 horas. Una vez pasado este periodo, no es necesario guardar reposo, exceptuando las situaciones de riesgo o los casos que necesitan reposo absoluto por indicación del ginecólogo.

    Mantener reposo las dos semanas que dura la beta-espera no mejora las probabilidades de conseguir el embarazo sino todo lo contrario, ya que existen estudios que indican que el estrés puede aumentar por la ausencia de todo tipo de actividad.

    Realizar ejercicio moderado como pasear, se recomienda para reducir el estrés, liberar endorfinas y distraerse. Es importante seguir con la rutina en la medida de lo posible, sin dejar de realizar las actividades habituales de ocio y trabajo.

  • Controlar los pensamientos es importante. Por mucho que lo pienses a lo largo del día, la situación va a ser la misma, no existen garantías de lo que va a pasar. Un consejo es establecer un tiempo al día, por ejemplo de media hora, para hablar del tema. Saber que tienes un tiempo establecido para ello, facilita el control sobre la situación y reduce los pensamientos recurrentes durante el resto del día.
  • Imaginar el resultado: evita en la medida de lo posible plantearte el resultado en términos absolutos de si vas o no a ser madre, y enfócalo en si vas a ser madre en este ciclo o en otro.
  • Hipervigilar el cuerpo: no te obsesiones en los cambios de tu cuerpo para intuir un resultado, ya que esto aumenta el estrés.
  • Mantener la tranquilidad: los ejercicios de respiración o relajación disminuyen la ansiedad, mejoran la capacidad de concentración y ayudan a reducir los pensamientos negativos. Dedica un tiempo cada día para realizar este tipo de ejercicios.
  • Diversidad de emociones: el respeto, apoyo y comprensión del otro miembro de la pareja es fundamental; se debe tener en cuenta que cada miembro de la pareja puede interpretar o sobrellevar la emociones de una manera. En este sentido, se aconseja realizar conjuntamente actividades de ocio y no convertir la beta-espera en el pilar de la relación.

En definitiva, las recomendaciones a seguir en el periodo de beta-espera es la normalidad, tratando de reducir las emociones negativas. Estas recomendaciones acortarán el tiempo de espera y ayudarán a hacer que sea algo más agradable.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca y Médico Especialista en Obstetricia y Ginecología vía MIR. El Dr. Rodríguez Tabernero es responsable de la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico Universitario de Valladolid desde el año 2013 y, además, lleva trabajando en el campo de la medicina reproductiva desde el año 2000. Más sobre Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Nº de colegiado: 474705276

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.